Artículos y PDF

La India y su cultura

By 3 noviembre, 2020febrero 4th, 2021No Comments

Logan Makwana

Hoy en la India y su cultura, queremos compartir una experiencia de nuestro compañero  y profesor Logan en la India.

Cuanto nos puede contar una cultura con sólo prestar atención y entender sus ‘idiomas’

La India y su cultura

Jugando a esquivar el tráfico de la India. 

Orden en el caos – ¿Un camino para entender la India?

la-india-y-su-culturaTexto en español

Observar a los hindúes que cruzan las carreteras más transitadas con todo tipo de vehículos que conducen de forma errática tocando la bocina al principio parece que es un poco loco, agresivo, siempre con prisas o simplemente determinación por cruzar.

Cruzan la carretera porque tienen prioridad sobre los coches, las motocicletas y los camiones, bueno, tal vez con la única excepción de las vacas, cuyos derechos son divinos y superan a todo.

Para los que se inician – en otras palabras, los turistas es puro caos y una de las famosas experiencias «indias». El tráfico se mueve en todas las direcciones a velocidad y urgencia, las bocinas de los coches suenan sin cesar, mientras se entrelazan dentro y fuera de los carriles de cada uno, el olor del monóxido de carbono llena el aire, para mezclarse con el millón de otros olores y aromas del curry social de Mumbai.

Las bocinas de los coches forman un tipo de lenguaje de carretera – una voz; apurando y diciendo ‘sal de mi camino’ o gritando ‘¿cómo te atreves a cortarme el paso?’. Otros gritan a los peatones – salgan de la carretera, ¿eres tonto?

Para muchos de los que vienen de occidente esto es lo más extraño que hay, los que vienen de ciudades y pueblos mucho más pequeños y tranquilos pueden sentir que han entrado en el infierno.

Bueno, eso es lo que le parece al turista casual, quiero decir que después de todo hay que vivir en la India para entender el idioma del tráfico.

En pocas palabras, el tráfico es una locura, y a esto se suman los peatones caminando en las carreteras o cruzando los carriles de tráfico lo que es una nueva dimensión de lo que consideramos tráfico. Nadie espera a que la señal se ponga verde antes de cruzar, la gente tiende a escoger un hueco y a ir a por él casi corriendo como si fuese una lucha, aceptando el reto a recoger el guante.

Ves a la gente esperando en el medio de la carretera entre flujos opuestos de vehículos enfadados que ya se han enfrentado a duelos entre sí, y ahora tienen que enfrentarse a la variable añadida de la gente en la carretera. Tampoco podemos discriminar la edad, desde los más jóvenes hasta los más viejos, las madres cogidas de la mano de sus hijos, los hombres con carritos, la gente hablando por teléfono, todos se lanzan sin tener en cuenta su seguridad. Mientras tanto, las únicas personas que esperan a los lados de la carretera a la espera de esa luz verde, que parece no llegar nunca, son los turistas extranjeros.

Sin embargo, si miras muy de cerca puedes encontrar una apariencia de orden a la que tú o yo estamos acostumbrados – pero aún así está ahí. Al mirar más de cerca te das cuenta de que hay un método para esta locura.

Observé que los conductores saben que la gente va a cruzar, la gente sabe cuándo esperar por el hueco correcto en el tráfico, algunos simplemente van de todos modos. Las bocinas son en realidad formas de comunicación para decir «Hola, me estoy acercando, ten cuidado, o sí, te estoy dejando pasar». Descubres que tanto la gente como los coches que entran y salen del otro, en realidad están haciendo un buen trabajo al evitar al otro. Todo esto como si fuesen bailarines sincronizados que reflejan los movimientos del otro, acercándose al milimetro pero sin tocarse.

Después de 4 días en Mumbai, cuando el choque cultural ha disminuido ligeramente, empiezas a entender el lenguaje del tráfico. Cuando te encuentras parado en el centro de la carretera, esperando con calma la próxima oportunidad de terminar de cruzar la calle a través de los conductores locos. Es en ese momento cuando sabes que estás en camino de adaptarte a la India.

No debería funcionar, pero sorprendentemente sí.

Texto en inglés

Playing chicken with Indian traffic:

Order in chaos – A path to understanding India?

Watching Indians crossing busy roads with all manner of vehicles driving erratically blasting their horns at first seems like they are either a little crazy, pushy, always in a rush or just plain old stubborn.

They cross the road as they have priority right of way over cars,motorbikes and trucks – well maybe with the one exception of cows whose rights are divine and out trump everything.

To the novice or the initiate – in other words tourists it’s pure chaos and one of the famous ‘Indian’ experiences. Traffic moving in all directions at speed and urgency, car horns blaring endlessly, while weaving in and out of each other’s lanes, the smell of carbon monoxide fills the air, to mix with the million other smells and aromas of the Mumbai social curry.

The car horns themselves form a type of road language – a voice; snapping get out of my way, or screaming how dare you cut me up. Others shout to pedestrians – get off the road, are you stupid?

To many who hail from the countries of ‘the west’ this is as alien as it gets, those from much smaller quieter towns and villages it might as feel like you’ve entered hell!

Well that’s what it seems like to the casual tourist, I mean after all you have to live in India to understand the language of the traffic.

In a nutshell, traffic is crazy mad, and amongst this, the addition of pedrestrians walking in the roads or crossing traffic lanes add a whole new dimension altogether. Nobody really waits for the sign to go green before crossing, people tend to just pick a gap and go for it. Almost running what might as well be a gauntlet.

You see people waiting in the middle of the road between opposing flows of angry vehicles already engaged in duels with each other, and now have to contend with the added variable of people in the road. We cannot discriminate age either, from the very young to the very old, mothers holding their children’s hands, men with carts, people talking on the phone, all just go without really considering their safety. All the while the only people to wait on the sides of the road waiting for that green light that never seems to come are the foreign tourists.

However, if you look real closely you can actual find a semblance of order, well not kind, that you or I are used to – but still it’s there. Upon closer inspection you realise that there is actually a method to this madness.

I observed that drivers know that people are going to cross, the people know when to wait for the right gap in the traffic, some just go anyway. Blasting horns are actually forms of communication to say hey, I’m approaching take caution, or yes I am letting you pass me. You find that both people and cars weaving in and out of each other, are actually doing really good jobs of avoiding each other. Like synchronised dancers mirroring each other’s moves, coming incredibly close without actually touching.

After 4 days in Mumbai, when the culture shock has slightly diminished, you begin to understand the language of the traffic. When you find yourself standing dead centre in the middle of the road, calmly waiting for the next opportunity to finish crossing the road through the crazy drivers, then you know you are on the way to adapting to India.

It shouldn’t work, but surprisingly it does

Logan Makwana

https://logiebearsworld.wordpress.com/2014/01/